Hifu corporal

HIFU (Ultrasonido Focalizado de Alta Intensidad) es un procedimiento muy preciso en que se aplica de manera focalizada energía de ultrasonido de alta intensidad, produciendo calor localmente y provocando un efecto de ablación sobre un tejido de manera controlada y dirigida a un punto específico. 

¿Qué son los ultrasonidos focalizados de alta frecuencia?

Se trata de ultrasonidos de alta intensidad que permiten concentrar toda su energía generando un efecto lupa sin afectar a los tejidos más superficiales de la epidermis. Al respetar las capas superficiales de la piel es un tratamiento no invasivo y que no requiere de ningún período de recuperación.

La diferencia entre el HIFU y otras técnicas no invasivas como el láser es que los ultrasonidos focalizados actúan directamente sobre las capas profundas de la piel. En realidad el HIFU y el tratamiento con láser son tecnologías perfectamente compatibles e incluso complementarias.

¿Es un tratamiento seguro?

Las ultrasonidos se vienen usando en la fisioterapia y la medicina desde hace medio siglo, por lo que han demostrado que se pueden usar con total seguridad sin causar ningún tipo de perjuicio.

¿Cómo actúa el HIFU en la reducción de grasa corporal?

El ultrasonido se aplica de forma directa sobre la zona a tratar, pudiendo aplicarse cómodamente incluso en las zonas curvas del cuerpo, que son precisamente en las que más grasa se suele acumular, como ocurre en el abdomen, las cartucheras y los glúteos.

Lo que hacen las ondas HIFU es producir un efecto termomecánico que se encarga de destruir el tejido graso a nivel subcutáneo, pero sin dañar ni los tejidos adyacentes ni la epidermis. La grasa comienza a deshacerse y se elimina de forma natural a través del organismo.